¿Quiénes somos?

Para poder explicar nuestra historia, nos remontamos al 09/09/1984 en Marruecos, fecha en la que mi suegra (Chafika Ismael, Fundadora de la Asociación Nour de Tetuán) dio a luz a un niño lleno de luz llamado Ahmad.  A la semana de nacer su historial médico pesaba más que él, con un mes de vida no la quedaban venas en el cuerpo donde pincharle… No le dieron una larga esperanza de vida. 

De repente, una madre se olvida de la felicidad de haber dado a luz, se olvida de su juventud para pasar a soportar una gran dificultad en su vida, una dificultad para la que la vida no te prepara y no muchas personas te acompañan.

Como ella bien cuenta, ser madre de un niño con discapacidad en aquellos años en su país, en este caso con parálisis cerebral, significaba estar dispuesta a escuchar malas noticias sin que el alma se te cayera a los pies. Tener que estar fuerte para protegerlo y darle lo mejor, la mejor calidad de vida posible. 

Significaba vivir siempre el momento presente pero sin dejar de prepararte para el futuro,estar dispuesta a vivir en un «mundo paralelo» en el que tú ves el mundo de los demás pero los demás no parecían ver ni entender el tuyo». 

Aceptar y perdonar el que tu hijo fuera casi invisible, un ser humano sin derechos. Ir al médico por un motivo, aún sabiendo que saldrías de la consulta con dos o tres problemas más, y, seguramente, más urgentes y graves.

Y así vivió su maternidad hasta que un día, después de visitar una Asociación en España (Gracias a Fundaspandem y a Doña Remedios Nieto) donde la ayudaron tanto emocionalmente como psicológicamente, aprendió más sobre cómo ayudar a su hijo y, muy importante, cómo ayudar a otras familias que estaban pasando por la misma situación.

En 2.006 se crea la Asociación Nour con objeto de dar voz a esas madres que calladas y resignadas ocultaban a sus hijos con discapacidad, dar apoyo emocional, psicológico a esas familias y, sobre todo, cubrir las necesidades básicas de esos niños para mejorar su calidad de vida.

La trayectoria hasta hoy no ha sido fácil, se han encontrado por el camino corazones maravillosos dispuestos a darlo todo a cambio de una sonrisa pero, también, por desgracia personas que antepusieron sus intereses a los de las familias, donde vieron posibilidad de lucrarse en el sitio equivocado…sí, un largo y difícil camino…pero que sin duda ha merecido la pena.  

Uno de los momentos más tristes fue el 14/08/2012, día que en que Ahmad nos dejó.  Aunque sigue presente y su luz llena cada rincón de la Asociación. Empuja y anima a cada uno de nosotros para que sigamos ayudando a niños como él… La mejor forma de honrarle es seguir con esta gran labor de contribuir y servir a los que nos necesitan. Su vida fue una gran lección de amor, superación e imparabilidad tanto para él como para sus familiares más cercanos.  Llegó a este mundo para enseñaros mucho sin hablar y darnos muchos abrazos sin moverse.

Y de esta historia surge la decisión de mi marido y mía: crear otra Asociación en España que pueda ayudar dando cobertura, tanto a los niños como a sus familias, en todos los aspectos; apoyo emocional,  especialistas, material específico, aportaciones económicas…conseguir que estén cubiertas sus necesidades más básicas y que, gracias a especialistas, puedan mejorar su salud.

En el apartado ¿Qué hacemos? te explicamos con más detalle nuestra actividad en Tetúan, las clases que tenemos actualmente donde los niños consiguen crear hábitos, respetar normas y aprender cada uno a su ritmo.  También se organizan excursiones con las familias para que puedan disfrutar de un día de campo o playa. Algo que parece simple pero no para ellos, por dificultades logísticas y económicas muchos niños no han podido hacerlo nunca.  

Esperamos y deseamos de corazón que nos acompañes y seas parte de esta Gran Familia

Dejemos un mundo mejor porque nosotros estuvimos en él.

Hicham & Laura



Foto de Ahmed,tu has sido la razón de nuestro existir. Gracias